El Mont Taber

Antes de empezar, si quieres experimentar la sensación de estar en Barcelona, ¡mira el vídeo!

Paseando por las pequeñas callejuelas del majestuoso Barri Gòtic de Barcelona, con suelos adoquinados y muros de piedra maciza, callejeando por la calle Paradís, nos sorprende una placa en la pared con la siguiente inscripción: Mont Taber, 16.9 metros sobre el nivel del Mar, y en el suelo, una piedra de molino antigua, que indica exactamente esa altitud.

El Mont Taber está justo detrás de la catedral y sin embargo es uno de los sitios más ignorados de Barcelona.

 

¿QUE ES EL MONT TABER?

Los primeros romanos de la Colonia Iulia Augusta Paterna Faventia Barcino, hoy Barcelona, se instalaron primeramente en Montjuïc, pero debido a las repetidas crecidas del rio Llobregat que dificultaban la utilización del puerto, en el siglo I a.C. abandonaron este emplazamiento y escogieron uno nuevo en donde desarrollar su colonia, un pequeño montículo situado entre dos arroyos, el Mont Taber.

El Mont Taber, situado a 16,9 metros sobre el nivel del mar, era el punto más alto de la ciudad. Desde ese punto se podía divisar y controlar los diferentes barcos que arribaban al antiguo puerto de Barcelona.

Ahora mismo no podemos ver más que las paredes de los edificios medievales del barrio Gótico de Barcelona, pero si cerramos los ojos podemos imaginarnos que podríamos divisar perfectamente el puerto y controlar a los diferentes cruceros turísticos que llegan a Barcelona, algunos provenientes de Roma.

Al lado de la placa encontramos un portal con puertas de madera maciza abiertas, que nos invita a entrar. Dentro de un pequeño patio medieval encontramos cuatro columnas del templo de Augusto que con más de dos mil años de historia, muestran, que el paso del tiempo solo es relativo. Me pregunto, que nos explicarían estas columnas si pudieran hablar…

Fue ahí donde construyeron el Templo de César Augusto y durante más de 400 años presidió el centro del Foro Romano. Con el paso de los años se derrumbó y a finales del siglo XIX se encontraron tres columnas del mismo, dentro de las viviendas de los residentes en el edificio.

Es imposible verlas desde la calle, por eso yo las llamo el tesoro desconocido de Barcelona.

 

El TEMPLO ROMANO DE AUGUSTO:

Las columnas del templo de Augusto que hay en el interior del patio medieval, miden unos 9 metros y son de orden compuesto. Estas columnas estaban situadas en uno de los ángulos posteriores del edificio y son un recuerdo suponen un recuerdo del poder del imperio romano de antes de cristo. El templo se construyó durante el siglo I a.C, y en él se daba culto al emperador Augusto. Tenía una superficie de 630 m2 (medía 37 metros de largo por 17 de ancho) y en la parte frontal había 6 columnas por 11 de profundidas (templo hexastilo). La reconstrucción del templo la realizó el prestigioso arquitecto Puig i Cadafalch a principios del siglo XIX.

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos y Condiciones de Privacidad

Simple Follow Buttons
Simple Share Buttons