La magia de la sonrisa

Era una mañana primaveral, de esas en las que piensas; “¡Que bien!, ya pasó el frío y viene el buen tiempo”. Estaba sentado en un banco, en la Rambla Catalunya de Barcelona, pensando en lo que mi esposa llama “problemas del primer mundo”, como mi estrés diario.

Observaba a la gente pasar, algunos a toda máquina, otros a ritmo de tortuga, cabizbajos, casi todos con caras largas, caras de preocupación, pensando en sus problemas, sin percatarse que cada día es un regalo, que solo con vivir en el primer mundo somos afortunados… Si tuviera que buscar un “denominador común” sería: Ninguno sonreía. Parecían infelices, apáticos, no eran conscientes de la suerte que tenían…

De repente, en una esquina vi a una señora mayor, muy mayor, vestida con harapos. Llevaba un palo en la mano e iba abriendo los contenedores de basura para ver que encontraba.

Sin pensarlo me acerqué a ella, me agaché haciendo ver que cogía algo del suelo y le dije:

  • – Creo que se le ha caído esto… – abrí la mano y apareció un billete de 20 euros.

Se lo entregué, ella lo cogió con manos temblorosas y su cara se iluminó de una forma que casi rompo a llorar. Su sonrisa era mágica, pese a faltarle bastantes dientes, era la sonrisa más maravillosa que había visto en mi vida; supongo que estaba imaginando el manjar que se iba a dar, o quizás los zapatos o la manta que se iba a comprar … (creo que tanto ella como yo sabíamos que no se le había caído del bolsillo).

Esa sonrisa cambió mi vida.

Cuando somos niños estamos siempre contentos, sonriendo, felices… Parece que con la edad el músculo de la sonrisa pierda fuerza; nuestras líneas faciales se deterioren y pasamos a una cara permanentemente inexpresiva…

Desde ese día salgo a la calle con mi mejor sonrisa. Sonríele a la vida; ¡la sonrisa es contagiosa! ¡Empápate de energía positiva! ¡Ésta también es contagiosa!

Si vas por la vida con una sonrisa puesta, verás que los que te rodean también sonríen y a la vez los que les rodean a ellos también…. Atrévete a tener la eterna sonrisa de los niños y ¡conseguirás cambiar el mundo!

Si te ha gustado este artículo, compártelo en

One thought on “La magia de la sonrisa

  1. Hace un tiempo, alguien me dijo: “no pierdas nunca esa sonrisa”. Y me hizo reflexionar, especialmente en los momentos en los que por alguna razón, mi estado de ánimo no me lo ponía fácil.
    Gracias por este post, sin duda, la bondad y el compartir con el mundo lo más sincero (nuestra sonrisa), es incomparable a la felicidad que nos aporta el dinero.
    Personas que dan sin necesidad de recibir, al final, son las que cambian el mundo.
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos y Condiciones de Privacidad

Simple Follow Buttons
Simple Share Buttons