Ventajas de alquilar una vivienda

Alquilar una vivienda es sinónimo de “libertad”.

La mentalidad del ciudadano español siempre ha sido que es mejor pagar una hipoteca que un alquiler, puesto que la renta destinada para alquilar se considera “dinero mal gastado”.

El 78 % de los españoles son propietarios de su vivienda (para los hipotecados, en realidad el propietario es el banco hasta que no hayan pagado el 100 % de la hipoteca). La tasa de alquiler en España es de un 22 %, bastante baja frente a la media de Europa (31%), y muy por debajo de Alemania (48%), UK (37%) o Francia (36%).

Todo y la elevada distancia que nos separa de los países “ricos” de Europa, la tendencia es que el alquiler en nuestro país sea alcista. La tendencia empezó a cambiar a partir del 2007. La destrucción de puestos de trabajo produjo miles de impagos de las cuotas hipotecarias, miles de desahucios y lamentablemente, un toque de atención y de humildad para muchos de nuestros conciudadanos.

Como podemos ver en las estadísticas de Eurostat, vemos que cuanto más desarrollado es el país, mayor es el porcentaje de la población que vive en alquiler.

Estadística alquilar

Todo ello, acompañado con la “flexibilización” del mercado laboral, ha provocado un cambio en nuestras costumbres.

La generación “Peter Pan” o personas que viven con sus padres por períodos más largos que las generaciones anteriores, la precariedad / escasa “estabilidad laboral”, y los cambios en los “tempos” de las relaciones de pareja (en tiempos pasados si no te casabas a los 30 eras un “solterón/a) está provocando que, antes de tomar el paso decisivo y comprar una vivienda, primero se viva de “alquiler en pareja”. Lo que sería “un nido de amor”. Nunca mejor dicho, un “nido”. Los pájaros construyen su nido, se aparean, crían a sus polluelos y luego emigran al norte o al sur; es su “vivienda temporal”.

La generación “milenial”, son personas que se adaptan fácil y rápidamente a los cambios. Su mentalidad es totalmente distinta a la de la generación del baby boom de la década de 1970. Alquilar una vivienda es sinónimo de “libertad”. El compromiso adquirido con el alquiler es “escaso” y si las cosas van mal en el trabajo, o con tu novio/a, con un mes de “preaviso” quedas “libre de cargas”, te olvidas de hipotecas, tipos de interés y de deudas a 30 años vista. El mercado laboral se ha convertido en “global”; si alquilas un piso y te ofrecen un trabajo en cualquier otro punto del planeta, puedes decir: “OK! no problem” sin preocupaciones.

Si mezclamos en una coctelera GENERACIÓN MILENIAL/PETERPAN + MERCADO LABORAL FLEXIBLE/GLOBAL + CAMBIO EN LOS TEMPOS DE LAS PAREJAS = ALQUILER 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos y Condiciones de Privacidad

Simple Follow Buttons
Simple Share Buttons