El valor del liderazgo carismático y recíproco

Para mí es absolutamente necesario tener personas que piensen por mí y que a la vez sigan mis órdenes”.- George Washington

El verdadero liderazgo reside en escuchar a la gente que está a tu cargo, por encima de ti o a tu mismo nivel; apoyarles y motivarles para que saquen lo mejor de ellos por el bien común, aceptar que te equivocas y ellos no. Estar dispuesto a aprender de ellos. Debatir; nunca imponer. Solo así conseguirás que cada día sean mejores.

Eran tiempos convulsos, el 4 de julio de 1776, 13 estados  “colonizados” de América declararon la independencia de Gran Bretaña, aliándose con Francia

Tras la misma, George Washington asumió el mando del Ejército de los Estados Unidos en la batalla de Long Island, la mayor batalla de toda la guerra.

La guerra finalizó en el año 1783, con la derrota británica y la firma del Tratado de París, en el cual Gran Bretaña reconocía a Estados Unidos como una nación soberana

Tras la guerra Washington renunció a su mando como Comandante en Jefe, dando ejemplo del ideal republicano de liderazgo, renunciando al poder

Unos años más tarde fue elegido por unanimidad PRIMER PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS siendo el único presidente que ha recibido el 100% de los votos electorales.

 

¿Y ahora que? Todo por hacer… La figura de George Washington

Tenía que partir de cero. Pero un hombre solo no podía hacerlo todo, por mucho liderazgo y carisma que tuviera, así que se rodeó de líderes y pensadores que estaban dispuestos a asumir órdenes de un líder carismático y ejecutarlas por el bien de TODA LA NACIÓN.

Washington demostró ser un hábil administrador. Un excelente delegador de funciones y un juez de talento y carácter, que mantuvo reuniones periódicas para DEBATIR cuestiones del gabinete antes de tomar una decisión final. DEBATIR no era lo habitual en el año 1.783

 

Washington sirvió un segundo mandato como presidente a regañadientes. Se negó a postular para un tercero, estableciendo así la política habitual de un máximo de dos mandatos para un presidente, que más tarde se convirtió en ley por la 22ª Enmienda a la Constitución.

Primero en la guerra, primero en la paz y el primero en los corazones de sus compatriotas, fue insuperable en las escenas humildes y perdurables de la vida privada. Piadoso, justo, humano, templado, sincero, uniforme, digno y sobresaliente. Su ejemplo fue tan edificante para todos a su alrededor, como igual fueron los efectos de dicho duradero ejemplo…

 

La libertad iluminando el mundo , conocida como la Estatua de la Libertad, es uno de los monumentos más famosos de Nueva York, de los Estados Unidos y de todo el mundo. Fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y como un signo de amistad entre las dos naciones.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos y Condiciones de Privacidad

Simple Follow Buttons
Simple Share Buttons